Ciudades y ríos: los retos políticos de la gestión del agua

Las ciudades están cargadas con visiones de crecimiento futuro mientras se enfrentan con infraestructura inadecuada, riesgo climático, políticas locales y múltiples capas de políticas superpuestas. ¿Cómo pueden superar la fragmentación de las políticas y la práctica para abordar los riesgos para el agua urbana y los ríos en los que se encuentran tantas de ellas? Esta columna se basa en la experiencia de la India para identificar enfoques que se pueden utilizar para mejorar los complejos procesos de gobernabilidad cuando se trata de estos desafíos. Si bien todavía hay poca investigación que aborde los riesgos en el nexo de los ríos y las ciudades, existen oportunidades crecientes para cerrar esta brecha.

Es probable que la mayoría de las poblaciones futuras del mundo vivan en ciudades del Sur Global. Estas ciudades están cargadas de visiones de crecimiento futuro, mientras lidian con su pasado de infraestructura inadecuada, múltiples capas de políticas superpuestas y políticas locales. Muchas de estas ciudades en la India también están sobre ríos.

Un aspecto de los planes de crecimiento urbano que a menudo se pasa por alto son los riesgos que se plantean desde y hacia los ríos en los que están. Estos riesgos incluyen inundaciones urbanas,  disponibilidad de agua doméstica inadecuada y aumento de la contaminación de los ríos debido a las aguas residuales y la emisión de desechos de las ciudades.

De las 497 ciudades del censo en la India en el 2011, más de 100 están situadas en ríos, incluidas Bangalore, Chennai, Delhi, Hyderabad, Calcuta y Mumbai. Algunos ejemplos de problemas crecientes derivados de la desconexión entre entender y administrar los riesgos que enfrentan los ríos y las ciudades incluyen:

  • Delhi y el contaminado Río Yamuna, además de una búsqueda constante de nuevas fuentes para abastecer el agua potable en Delhi.
  • Las inundaciones de Chennai del 2015, que se vincularon a las fuertes lluvias y los remolinos de agua de los ríos Cooum y Adyar que atraviesan la ciudad.
  • La continua batalla de Mumbai con las inundaciones urbanas, las cualesestan fuertemente vinculadas a los canales bloqueados del río y al desarrollo de las planicies aluviales de los ríos Mithi, Poisar, y Oshiwara.
  • El informe del 2015 de la Junta de Control de Contaminación de la India señaló que 37,000 millones de litros por día de aguas residuales sin tratar fluyen a los ríos de todo el país.

Las ciudades costeras enfrentan riesgos similares. Pero si bien hay un cuerpo creciente de investigación sobre la gestión de riesgos para las ciudades costeras, se está prestando poca atención a los riesgos que se presentan en el nexo de las ciudades y los ríos.

Gestión fragmentada de los riesgos

Si bien factores como el cambio climático y los cambios en los patrones de uso de la tierra exacerban estos riesgos, un enfoque fragmentado y reduccionista para mitigar los riesgos puede causar más caos.

La visión reduccionista de la gestión del agua se hereda de nuestros legados pasados y de una educación orientada a los newtonianos que descompone los grandes problemas en partes más pequeñas en un intento de resolverlos por separado.

Esto se ve en la India con diferentes departamentos específicamente responsables de diferentes funciones. El agua urbana se gestiona a través de gobiernos locales descentralizados (o juntas que dependen de la ciudad) separados entre departamentos según el suministro de agua, la recolección de aguas residuales y el drenaje de aguas pluviales. Las inundaciones son gestionadas por las autoridades estatales de gestión de desastres, los ministerios centrales de recursos hídricos y los departamentos meteorológicos.

Dependiendo de su naturaleza transfronteriza, los ríos son administrados por gobiernos estatales y nacionales centralizados en diferentes ministerios de agua, riego, agricultura, energía, infraestructura y medio ambiente.

Dentro de tales estructuras policéntricas de gobernabilidad, con múltiples cuerpos de toma de decisiones, existe un inmenso desafío de coordinación entre las escalas (local, estatal y nacional) y los departamentos para la gobernanza del agua urbana y fluvial. Si bien cada departamento puede estar al tanto de las posibles soluciones, su implementación requeriría un enfoque que conecte a los departamentos (y otras organizaciones relevantes) y proporcione los medios para un flujo sistemático de información.   

¿Podemos movernos más allá del caos?

Los gobiernos de la India no funcionan en un vacío objetivo de reglas y políticas: incluyen múltiples interacciones sociales, y políticas informales que impulsan o limitan los resultados. Un entendimiento que integra las capas de interacciones físicas y sociales involucradas en la gestión de riesgos en el nexo de los ríos y las ciudades puede proporcionar información sobre las complejidades e identificar patrones dentro de lo que de otra manera se considera el caos de la gobernabilidad.

La mayoría de los marcos que abordan la gestión del agua se derivan del Norte Global y no logran captar la dinámica interna a través de la cual se produce la gestión del agua en la India.

Un enfoque para mapear la dinámica a través de la cual se produce la gestión del agua es a través de la teoría de la complejidad. La teoría de la complejidad surgió como un estudio de sistemas complejos con amplias aplicaciones dentro de los estudios organizacionales.

La teoría de la complejidad explora sistemas en los que un pequeño cambio en una parte puede cambiar completamente el sistema en su totalidad, ya que cada parte está interconectada  integralmente con otra. Aquí, cuando se resuelve un problema, se crean otros nuevos, lo que lleva a lo que se conoce como problemas insolubles "perversos". Las ciudades y los ríos son sistemas complejos con problemas perversos

La teoría de la complejidad ofrece métodos que pueden aplicarse para mejorar la coordinación dentro de las estructuras policéntricas de gobernabilidad de ciudades y ríos, asentados en las realidades de la India. Esto incluye:

  • Comprender los eventos pasados y los procesos políticos que dieron forma a los sistemas de gestión actuales, y conocer los matices físicos y sociales que pueden ayudar a prepararse para futuras incertidumbres.  
  • El mapeo de las redes formales e informales a través de las cuales se lleva a cabo la gestión de riesgos puede ayudar a comprender los cuellos de botella y las oportunidades perdidas.
  • Eliminar estas brechas de información puede permitir que la comprensión colectiva de las capacidades locales y el sistema natural se adapten a la incertidumbre y creen sistemas de gestión resistentes.

El aumento de las “ciudades inteligentes” y los planes de rejuvenecimiento de los ríos en la India ofrecen oportunidades para incluir la gestión inteligente de los riesgos relacionados con el agua para las ciudades y los ríos del país.

 

Autor:

Safa Fanaian es candidata al segundo año de doctorado en la Escuela de Geografía y Medio Ambiente, Universidad de Oxford y becaria Oxford-Indira Gandhi en el Centro Oxford-India para el Desarrollo Sostenible.