Impactos y la interrupción económica: Redes, seguros y propagación

¿Cómo podrían las consecuencias económicas de la pandemia mundial propagarse a través de una economía? Esta columna informa acerca de la evidencia de un estudio de familias de las comunidades rurales en Tailandia, que arroja luz sobre cómo una gran crisis experimentada por una familia puede ser mitigada por las redes informales de seguros. Sin embargo, el no estar asegurado, se propagará a otros a través de las cadenas de suministro locales, lo que dará lugar a cambios estructurales a largo plazo de baja productividad. Los resultados de la investigación indican la importancia de una respuesta publica sólida y una infraestructura de mercado mejorada para crisis como la ocasionada por el Covid-19.

La pandemia mundial es ante todo una emergencia de salud pública. Pero con muchos negocios cerrados y un gran número de personas en aislamiento, también tendrá enormes consecuencias económicas.

Las consecuencias no se extenderán uniformemente. Algunos trabajadores pueden hacer su trabajo desde casa con pocas interrupciones, mientras que otros son duramente afectados, porque sus trabajos no se pueden hacer de forma remota o porque trabajan en sectores con grandes caídas en la demanda, o ambos. Esos efectos directos pueden propagarse de maneras complejas.

Es importante entender cómo se extenderán las consecuencias económicas a través de una economía. Si bien esta es una pregunta muy compleja, nuestra investigación, la cual analiza los datos de una encuesta familiar en Tailandia, arroja luz sobre un aspecto importante: cómo una gran crisis experimentada por una familia en específico se propaga a otros.

Las familias dentro de una comunidad rural están interconectadas: lo que sucede con una familia es importante para las demás

Los integrantes de las familias de los países en desarrollo son consumidores y, como propietarios de pequeñas empresas, son productores. Además de comprar bienes de consumo, negocian mano de obra y otros insumos productivos entre sí. También piden prestado y prestan, y dan y reciben obsequios. Estas interacciones entre los hogares constituyen redes financieras, de suministro y laborales locales dentro de una comunidad rural.

En un mundo ideal en el que las familias tuvieran acceso perfecto al ahorro, crédito, y seguro, un evento inesperado que aumentará los gastos o reduciera los ingresos se financiaría plenamente y no afectaría las actividades de producción. En tales casos, no se propagaría a proveedores y trabajadores a través de la cadena de suministro y las redes de trabajo.  

Pero en realidad, las familias pueden carecer de ahorros o acceso al crédito y a los seguros para cubrir impactos inesperados. Una familia que experimenta un impacto aislado (un evento inesperado que no afecta directamente a otras familias en la localidad) puede necesitar ajustar su producción, reduciendo la contratación de mano de obra y la compra de insumos materiales.

Esta respuesta a su vez transmite el impacto de una familia a otras conectadas a través de la cadena de suministro y la red laboral, ya que otras familias experimentan una caída en los ingresos por ventas, un aumento en el inventario y una disminución en los ingresos laborales. Efectivamente, una crisis en específico de la familia se propaga y se vuelve sistémica en la localidad. Estudiamos el doble papel de los seguros y la propagación proporcionados por las redes de las comunidades aprovechando 14 años de datos mensuales del panel.

Los impactos específicos de las familias afectan las decisiones de producción en ausencia de mercados completos

Encontramos que las crisis específicas de las familias, capturadas por aumentos repentinos en el gasto sanitario de una familia, se suavizan parcialmente en el lado del consumo a través de transferencias de otras familias de la localidad. Este resultado pone de relieve la importancia de las redes financieras locales en la prestación de seguros contra las crisis específicas de las familias.

Sin embargo, si bien las redes locales de obsequios y préstamos proporcionaron seguros, este seguro informal fue sólo parcial: en promedio, las transferencias entrantes cubrieron dos tercios del aumento de las necesidades de gasto de las familias que están siendo afectadas.

Por otra parte, estos impactos no golpean a todos por igual: algunas familias están bien cubiertas por los obsequios que se están recibiendo, ya que se ayudan entre ellas. Pero las familias que se encuentran fuera de esta red de obsequios obtienen poco. En consecuencia, para suavizar plenamente el consumo de alimentos, algunos empresarios que experimentaron impactos de gasto redujeron sustancialmente el gasto de insumos y su demanda de mano de obra externa remunerada.

Irónicamente, a medida que reducen su producción, también redujeron las horas de trabajo de los trabajadores de la familia (no enfermos) asignados a las empresas familiares. Una implicación de este resultado es que, en los períodos de crisis, las familias que quedan fuera de las redes informales de protección social pueden ser las más afectadas.

Las crisis específicas de las familias se propagan a otras familias a través de redes de producción

Las empresas más cercanas a las familias que experimentan crisis en las redes de la cadena de suministro experimentaron una reducción de las ventas debido a su exposición (indirecta) a la crisis. Del mismo modo, los trabajadores más cercanos a las familias que experimentan impactos en la red laboral experimentaron una disminución en la probabilidad de trabajar para los empleadores locales y una reducción en el total de horas asignadas al trabajo asalariado.

Como resultado, los ingresos totales de mano de obra en la familia disminuyeron. Un simple cálculo sugiere que la magnitud total de estos efectos indirectos puede ser tan grande como, o mayor que, el efecto directo del impacto.

Estos resultados implican la existencia de fricciones en los mercados de bienes y mano de obra: los proveedores pueden no ser capaces de encontrar nuevos clientes cuando sus clientes se enfrentan a las crisis; los trabajadores pueden tener dificultades para encontrar nuevos empleos cuando sus empleadores sufren. Las cadenas de suministro informales basadas en relaciones tienen sus limitaciones.

Esto sugiere que el cierre de los negocios debido a los bloqueos económicos puede tener consecuencias a largo plazo. Del mismo modo, la eficacia de las políticas post-pandémicas puede ampliarse mediante repercusiones positivas si se conservan o reemplazan los enlaces existentes.

Las crisis específicas de las familias se propagan y se vuelven sistémicas con cambios estructurales adversos

Las familias que se ven indirectamente afectadas no parecen amortiguar estos impactos mediante la recepción de obsequios o préstamos. En cambio, las familias desplazaron los recursos de las condiciones de los minoristas locales y de las actividades laborales fuera del hogar, vulnerables a los impactos de otras familias, hacia las empresas relacionadas con las granjas, actividades que proporcionan alimentos y también tienden a vender la mayor parte de su producción fuera de la localidad, aunque posiblemente a rendimientos más bajos.

El acceso a los seguros no sólo mitiga el impacto directo de las crisis específicas de las familias, sino que también reduce el grado de propagación a otros y a estos cambios. Por lo tanto, la ampliación del seguro para incluir alternativas más formales puede conducir a la mejora del bienestar social mayor que las ganancias directas.

Una vez que las crisis se vuelven sistémicas, hay un límite a los seguros locales, y se necesita la asistencia del gobierno o de los contratos de seguro basados en el mercado de los proveedores (a nivel nacional). Del mismo modo, las plataformas centralizadas que reducen la dependencia de las cadenas de suministro locales también serían útiles.

En resumen, los vínculos entre familias son importantes para las familias de los países en desarrollo, pero estos vínculos se cortan en ambos sentidos. Por un lado, estas redes pueden asegurar en parte grandes crisis a través de obsequios y préstamos. Por otro lado, las redes también propagan crisis: cuando las familias que experimentan crisis retrasan las actividades de producción, las familias vinculadas salen perjudicadas por la reducción de la demanda. Esto hace que las grandes crisis específicas de las familias se conviertan en agregados de facto, lo que conduce a cambios estructurales de menor retorno.

Respuesta inmediata  a largo plazo

Estos hallazgos sugieren una respuesta sólida a impactos como el Covid-19 es particularmente importante: puede ayudar a mitigar el contagio económico causado por una pandemia. Las familias que no parezcan estar directamente afectadas por el Covid-19 se verán indirectamente afectadas por la recesión económica, lo que hace que las redes de seguridad de base amplia y la mejor infraestructura de mercado sean particularmente importantes.

Al reducir la propagación económica, los seguros privados públicos y basados en el mercado tienen beneficios que van más allá de los que son directamente elegibles. Por ejemplo, las medidas que ayudan a las pequeñas y medianas empresas a cubrir los daños y a permanecer en operatividad durante el bloqueo del Covid-19 ayudan a preservar las relaciones laborales y la cadena de suministro local. No sólo pueden mitigar los daños transmitidos a otras empresas y hogares, sino que también pueden reducir el retraso en la recuperación, ya que hay costos para encontrar nuevos proveedores y trabajadores.

Los esfuerzos a largo plazo, como las plataformas centralizadas que mejoran y amplían la infraestructura, pueden ayudar a protegernos contra futuros episodios.

 

Autores:

Cynthia Kinnan es profesora asistente de economía en la Universidad de Tufts e investigadora asociada del NBER. Su investigación se centra en las áreas de desarrollo económico y redes sociales.

Krislert Samphantharak es Director Ejecutivo del Instituto Puey Ungphakorn de Investigación Económica (PIER) en el Banco de Tailandia y profesor asociado en la Universidad de California en San Diego.

Robert M. Townsend es un teórico, macroeconomista y economista del desarrollo. Es profesor de economía Elizabeth & James Killian en el Instituto de Tecnología de Massachusetts.

Diego Vera-Cossio es economista en el Departamento de Investigación del Banco Interamericano de Desarrollo. Su área de interés es la economía del desarrollo.