• 26 Jul 21
  • Posted by McKenzie, David , Bah, Tijan L , Batista, Catia , Gubert, Flore
  • Migración

Intenciones de los jóvenes gambianos de migrar a Europa: efectos del Covid-19

Dadas las grandes diferencias de ingresos entre África y Europa, existen poderosos incentivos para la migración incluso por medios irregulares, costosos y potencialmente peligrosos. Pero, ¿el Covid-19 ha cambiado los planes de los jóvenes? Esta columna informa desde Gambia que la pandemia ha reducido la intención de emigrar a Europa por “el camino de regreso” a los jóvenes más pobres y menos seguros. Sin embargo, el deseo general de migrar sigue siendo muy fuerte, lo que destaca la necesidad de vías legales seguras.

La expansión de la población joven, la falta de oportunidades económicas, la inestabilidad política y los conflictos han contribuido al crecimiento de la migración irregular de África a Europa durante la última década. Casi un millón de inmigrantes africanos subsaharianos solicitaron asilo en Europa entre el 2010 y 2017.

Pero las vías legales para la migración son limitadas, por lo que la forma más común para que los jóvenes migren de África Occidental a Europa es a través de lo que se conoce como el “camino de regreso”.  Esto describe un viaje por tierra a través de África occidental, a través del desierto del Sahara y hasta Libia, desde donde los jóvenes intentan tomar barcos a Italia y otros destinos europeos, implicando cada etapa múltiples riesgos.

Las imágenes de jóvenes africanos en botes de goma abarrotados pusieron el fenómeno en el centro de atención política, además de llamar la atención sobre los costos humanitarios para los migrantes que enfrentan riesgos de abuso y pérdida de vidas en estos viajes.

En respuesta, la Comisión Europea estableció un Fondo Fiduciario de Emergencia de 4,800 millones de euros para África para apoyar la programación relacionada con la migración y el desplazamiento diseñado para reducir los incentivos para que las personas migren. Pero los expertos en migración señalan que la experiencia pasada sugiere que la capacidad de la asistencia para el desarrollo para disuadir la migración es, en el mejor de los casos, pequeña.

Una razón de esto es que las brechas de ingresos entre países son tan grandes. Por ejemplo, el ingreso per cápita en 2019 fue de 778 dólares en Gambia y 42 veces más alto en Italia con 33,228 dólares. Frente a estas enormes diferencias, no sorprende que el 56% de los 3,700 jóvenes gambianos que entrevistamos en 2019 dijeran que migrarían a Europa si tuvieran la oportunidad.

Gambia tiene una larga historia de migración, en parte debido a su pequeño tamaño y ubicación geográfica en rutas comerciales históricas. La migración a Europa y las solicitudes de asilo aumentaron después de un golpe de estado en 1994, lo que llevó a que Gambia se convirtiera en el país africano con la mayor incidencia de migración irregular en relación con su población total, según datos de 2017. Las remesas enviadas por esta diáspora constituyeron el 20% del PIB de Gambia, lo que ayudó a mantener a muchas familias.

 

¿Cómo cambió la pandemia esta intención de migrar?

El Covid-19 actuó para limitar aún más las oportunidades legales para la migración a medida que se cerraban las fronteras, lo que dio lugar a sugerencias de que la migración irregular podría aumentar aún más en respuesta. Pero la pandemia también afectó otras consideraciones en la decisión migratoria, lo que hace que el impacto general sea teóricamente poco claro.

Por un lado, el empeoramiento de las condiciones económicas en el país y el posible menor número de remesas del exterior podrían impulsar a más personas a intentar irse. Por otro lado, los ingresos más bajos en el hogar significan menos capacidad para financiar los costos de la migración.  Es más, los impactos en la salud de la pandemia fueron más severos en los principales destinos europeos que en Gambia; y las oportunidades de ganancias en los principales destinos cayeron.

La Figura 1 ilustra cómo estos diferentes factores de “empuje” y “atracción” de la migración empeoraron para casi todos en nuestra muestra.

 

Figura 1: Cambios en los factores de empuje y atracción de la migración

 

En nuestra reciente investigación, volvimos a entrevistar a hombres gambianos de 18 a 33 años entre septiembre y octubre de 2020 para ver si la pandemia había cambiado sus intenciones de migrar a Europa y también a un destino de migración más cercano: Dakar, la capital del vecino Senegal.

La Figura 2 resume el primer resultado clave: dos tercios de los encuestados dicen que no han cambiado la probabilidad de querer migrar a Europa, el 30.6% dice que es menos probable que quieran migrar y solo el 3.5% tiene más probabilidades de migrar. Los cambios en las intenciones son similares para la intención de migrar a Dakar.

Figura 2: Efecto reportado del Covid-19 sobre la intención de migrar a Europa y a Dakar

Notas: La Figura 2 muestra las respuestas de 2,661 jóvenes varones gambianos de entre 18 y 33 años a la pregunta “Teniendo en cuenta todos los diferentes efectos del Covid-19 / Coronavirus en su capacidad para ganar dinero en su pueblo natal, para financiar viajes, para encontrar trabajo en el extranjero, y en sus riesgos para la salud en cualquier lugar, ¿cuál es el efecto general del Covid-19 en su probabilidad de querer migrar a [destino]?”.

Variamos experimentalmente la importancia de la pandemia cuando las personas respondían a esta pregunta al aleatorizar si se les hizo un video informativo y una serie de preguntas sobre los efectos de la pandemia en ellos antes o después de estas preguntas de migración, y encontramos que las respuestas son similares en ambos casos. Atribuimos esto a que la pandemia ya está muy presente al considerar las decisiones de migración.

Luego examinamos qué jóvenes tienen más probabilidades de estar entre el 31% que dice tener menos probabilidades de migrar. Los jóvenes que no estaban seguros de si querían migrar antes de la pandemia son los más propensos a haber cambiado de opinión para alejarse de la migración, al igual que los jóvenes más pobres que ya no pueden pagar los costos del viaje de regreso.

El deseo de migrar sigue siendo increíblemente alto

Por lo tanto, la pandemia ha logrado lo que casi 5,000 millones de euros en ayuda no logró, que es reducir el deseo de migrar de África a Europa. Pero no está claro si esta reducción en las intenciones es permanente o si la intención de migrar aumentará nuevamente una vez que termine la pandemia.

Además, a pesar de esta reducción en las intenciones de migrar, el deseo de migrar a Europa sigue siendo increíblemente alto entre estos hombres jóvenes: el 65% dice que es probable o muy probable que intente migrar, y el 58% dice que consideraría el viaje de regreso.

Esto plantea varias áreas potenciales para la acción política. La primera es explorar opciones políticas para abrir más vías legales para la migración a Europa, dada esta alta demanda.   

La segunda, que actualmente estamos probando en un experimento aleatorio, es experimentar con diferentes enfoques para reducir la demanda de migrar de manera irregular.

Una forma de hacerlo es trabajando con los repatriados para brindarles más información sobre los peligros y riesgos del viaje; la segunda es brindar apoyo a los jóvenes para que migren a destinos más cercanos y seguros como Dakar; y una tercera es brindar más oportunidades en el hogar mediante la formación profesional.

 

 Autores:

David McKenzie es economista principal del Grupo de Investigación sobre Desarrollo del Banco Mundial. Su principal investigación es sobre migración, desarrollo empresarial y metodología para su uso con datos de países en desarrollo.

Tijan L Bah es miembro residente del Centro de Navarra para el Desarrollo Internacional y miembro investigador externo de NOVAFRICA. Su interés de investigación se centra en la migración, el trabajo, la evaluación de políticas y la economía del desarrollo.

Catia Batista es profesora asociada en Nova School of Business and Economics y directora científica del centro de investigación NOVAFRICA. Tiene intereses de investigación relacionados con la migración internacional y los flujos de remesas, la inclusión financiera, el espíritu empresarial, la adopción de tecnología, la educación y la evaluación del impacto de las políticas.

Flore Gubert es investigadora principal del Instituto Nacional de Investigación para el Desarrollo Sostenible (IRD) de Francia y miembro asociado de la Escuela de Economía de París. Tiene intereses de investigación relacionados con la migración y la evaluación del impacto de las políticas.