• 18 May 20
  • Posted by Verma, Anjali P.
  • Salud

Mejorar la salud de las mujeres y los resultados económicos a través del acceso a energía limpia

Alrededor de dos quintas partes de la población mundial todavía dependen de combustible de cocina sucio para sus necesidades energéticas diarias. Como informa esta columna, esto impone una carga desigual de mala salud a las mujeres, que normalmente pasan más tiempo cocinando que los hombres. Las políticas que permiten el acceso universal a la energía limpia reducirían los grandes costos de salud y tiempo asociados con los combustibles de cocina sucios, lo que conduciría a mejoras significativas en la salud de las mujeres y los resultados económicos.

Debido a las normas tradicionales de género relacionadas con el trabajo doméstico, las mujeres dedican una cantidad considerablemente mayor de tiempo a cocinar y otras tareas domésticas en comparación con los hombres. Esto conduce a que las mujeres asuman costos desproporcionados de salud y tiempo como resultado de una cocina ineficiente, la exposición a la contaminación del aire interior y la falta de acceso a los electrodomésticos que ahorran mano de obra.

Al mismo tiempo, en la mayoría de los países en desarrollo, las mujeres tienen una autoridad y un poder de negociación limitados dentro de sus hogares para tomar decisiones saludables sobre los combustibles, mientras que los hombres tienen incentivos débiles para optar por combustible limpio para la cocina. Estos factores, junto con la  prevalencia de combustibles sucios en países en desarrollo, imponen una amenaza directa a los resultados sanitarios y económicos de las mujeres.

Las normas tradicionales de género relacionadas con el trabajo doméstico afectan los resultados de las mujeres a través de dos canales principales:

  • Un canal de uso del tiempo: las mujeres pasan una cantidad significativa de su tiempo productivo en el trabajo doméstico (véase la figura 1), como cocinar, limpiar y cuidar de los niños, y, por lo tanto, tienen un tiempo limitado o ningún tiempo disponible para el trabajo de mercado.
  • Un canal de salud: las mujeres se dedican desproporcionadamente más a actividades que dañan su salud, como cocinar con combustible sucio, lo que las expone a grandes cantidades de contaminantes nocivos (véase la figura 2). Esto puede afectar la salud y la productividad de las mujeres, afectando así su oferta de mano de obra.

La reducción de la carga de tiempo en el hogar para las mujeres, por ejemplo, mediante la difusión de electrodomésticos en los Estados Unidos  o la electrificación en Sudáfrica, puede liberar tiempo para las mujeres fuera del trabajo doméstico, lo que les permite aumentar su oferta de mano de obra en el mercado. Esto puede tener un impacto directo en el empoderamiento y autonomía de las mujeres.  También puede tener  efectos positivos significativos en el bienestar familiar, especialmente a través de mejoras en la  nutrición y la  educación de los niños.

Los combustibles limpios para cocina contribuyen a este canal, ya que son eficientes y más saludables que los combustibles sólidos tradicionales, eliminan el tiempo perdido en la recolección de combustibles tradicionales (como la madera), y reducen el tiempo total dedicado a cocinar y/o a la mala salud.

Mientras que el canal de uso del tiempo está bien establecido en investigaciones anteriores, no se sabe mucho sobre la importancia del canal de salud. Según un informe de la Organización Mundial de la Salud, el humo inhalado por las mujeres a partir de combustible sucio equivale a quemar 400 cigarrillos en una hora. Dado que los hombres no cocinan en la mayoría de los hogares, una implicación directa es la disparidad de género en la salud debido a la exposición diferencial a contaminantes nocivos.

La evidencia sobre la carga sanitaria causada por el combustible sucio es escasa y se centra principalmente en los resultados de salud de los niños, como las muertes neonatales o mortalidad infantil. Como resultado, hay pruebas limitadas sobre el impacto de la pobreza energética en la salud de las mujeres.

Comprender las implicaciones del uso de combustibles sucios para la salud de las mujeres es particularmente importante, ya que la discriminación de género en la nutrición y la educación en muchos países en desarrollo da lugar a condiciones generales de salud deficientes de las mujeres.

Además, es esencial comprender la salud de las mujeres, ya que puede afectar el bienestar económico de todo el hogar. Las mujeres insalubres son menos productivas en la fuerza laboral, son más propensas a dar a luz a bebés de bajo peso, y son menos capaces de proporcionar alimentos y atención adecuada para sus hijos.

En el trabajo coautor  con  Imelda  (Universidad Carlos III de Madrid), exploramos  estas  temas mediante el estudio de un programa nacional de transición de combustible en Indonesia. Esta política, que se implementó de manera escalonada, reemplazó una subvención a los combustibles para el queroseno (un combustible no sólido y sucio) por una subvención a los combustibles sobre el GLP (un combustible no sólido, limpio y eficiente), lo que convirtió el GLP en la opción más asequible para el uso doméstico. Durante un lapso de cinco años, este programa alcanzó a más del 70% de la población total, lo que llevó a una reducción en el uso doméstico del queroseno de más del 90%.

La evaluación del programa muestra que el acceso a la energía moderna (GLP) puede ser un fuerte determinante de las oportunidades de salud, productividad y económicas, particularmente entre las mujeres. Encontramos que el programa condujo a un aumento significativo en la salud respiratoria de las mujeres (medida por su capacidad pulmonar). También dio lugar a un aumento de su oferta de mano de obra tanto en los márgenes extensivos como en los intensivos: más mujeres se ocupaban del trabajo en el mercado y las mujeres que ya trabajaban aumentaban sus horas.

Es importante destacar que el impacto se concentró entre las mujeres que pasan más tiempo cocinando en interiores, con un cambio insignificante en la salud de los hombres (ver Figura 3). Este es un hallazgo particularmente crucial, ya que sugiere que una parte de la disparidad de género en la salud en los países en desarrollo puede explicarse por la intersección de las normas de género y la pobreza energética, destacando así los grandes beneficios específicos de género del acceso a la energía moderna.

Investigamos varios mecanismos potenciales y llegamos a la conclusión de que la reducción de la contaminación del aire en interiores debido a la adopción de combustible limpio es probable que sea el factor principal que explica las mejoras de salud observadas. Además, demostramos que los aumentos en la oferta de mano de obra se concentran principalmente entre las mujeres con las mayores mejoras sanitarias, lo que sugiere una estrecha relación entre las mejoras de salud y el aumento de la oferta de mano de obra.

En general, nuestros hallazgos muestran un poderoso vínculo entre el acceso a la energía limpia y la disparidad de género en la salud y el suministro de mano de obra. Por lo tanto, si las mujeres carecen de un poder de negociación adecuado en las opciones de recursos que las dañan desproporcionadamente, una intervención política bien diseñada para proporcionar incentivos para la adopción de energía moderna puede tener un impacto positivo adicional en el empoderamiento de las mujeres al reducir la brecha de género en los resultados.

En las próximas décadas, los países en desarrollo desempeñarán un papel importante en el impulso del crecimiento del consumo de energía. Algunos países han hecho grandes inversiones para alejarse del combustible sucio: por ejemplo, la India a nivel nacional 'Pradhan Mantri Ujjwala Yojana' proporciona conexiones de GLP a las mujeres en familias por debajo del umbral de pobreza. Sin embargo, muchas regiones del África subsahariana y Asia en desarrollo ­siguen mostrando un crecimiento alarmantemente lento del acceso a la energía limpia.

Dada la intrincada relación entre los roles de género y el combustible sucio, nuestros hallazgos sugieren que acercarse a las soluciones a la pobreza energética a través del lente de género puede tener una solución significativa. Por lo tanto, en los países en desarrollo, donde la carga de la pobreza energética es la más alta, el acceso universal a la energía limpia puede desempeñar un papel clave en la mejora de los resultados de las mujeres y en el camino hacia la igualdad de género.

     

Figura 1: Distribución de la actividad primaria, por género. La figura muestra una clara disparidad de género en el trabajo doméstico, con aproximadamente el 38 % de las mujeres en comparación con menos del 2% de los hombres que realizan el trabajo de la casa como su actividad principal. Datos: IFLS 2007.

   

Figura 2: Emisión de partículas (PM) de keroseno y GLP. Fuente: recopilado usando datos de www.ncbi.nlm.nih.gov.

La Figura 3 muestra el impacto del acceso a la cocina limpia en Indonesia sobre la salud respiratoria (izquierda) y una participación de la fuerza de trabajo en la agricultura (derecha) para las mujeres (barras rojas) que hacen el trabajo doméstico y para los hombres (barras verdes). Los cambios en el eje Y es relativo a los cambios en el grupo que no estuvo expuesto a la política de cocina limpia, es decir, el grupo con 0 años de exposición a la política. Datos: IFLS

 

Autora:

Anjali P. Verma es actualmente estudiante de Doctorado en el Departamento de Economía de la Universidad de Texas, Austin. Su investigación se centra en temas relacionados con Género, Trabajo, Educación y Crimen.