Uso de blogs, humor y anécdotas para influir en la política de desarrollo

¿Cómo se puede hacer para que los conocimientos de investigación sean accesibles a amplios sectores de la sociedad? Esta columna cita ejemplos de comunicadores exitosos del conocimiento científico y destaca el papel potencial del humor y las anécdotas. El autor también describe algunas de sus propias experiencias, y lo que funciona y no funciona en la comunicación de la investigación en los contextos de Sudán y Sudán del Sur.

La mayoría de las veces, parecería, que los investigadores están predicando a los convertidos-sus colegas. Sus hallazgos tienen el potencial de informar las políticas y, a su vez, tienen un impacto positivo en los resultados de las políticas. Sin embargo, esto no sucede a menudo porque la mayoría de los artículos revisados por colegas son publicados en revistas cuyos lectores se extraen en gran medida de la misma circunscripción, a saber, la fraternidad académica y de investigación.

Por lo tanto, el conocimiento se “distribuye” entre los afines, si bien apenas se logra llegar al consumidor o, mejor dicho, al responsable de formular las políticas. Esto es casi siempre verdadero para la investigación que se lleva a cabo en las universidades y los institutos y centros de investigación nacional especializada.

Parte del problema es la accesibilidad de las publicaciones de investigación académicas para el lector promedio no especializado. La mayoría de los artículos periodísticos son largos y pueden a veces abarcar decenas de páginas de texto. También tienden a ser fuertemente cargados de jerga técnica, o comunicarse con matemáticas de alta potencia, posiblemente para impresionar a los compañeros, pero a expensas del responsable de formular las políticas que no dispone de mucho tiempo.

Vincular los incentivos y el reconocimiento, como la promoción académica, en universidades y organismos de investigación a publicaciones revisadas por los colegas afianza este statu quo. Sin embargo, hay ejemplos de mejores formas de difundir el conocimiento científico a un público más amplio además de las publicaciones revisadas por los colegas.

Estos incluyen escribir libros de ciencia popular para difundir hallazgos de investigación centrales, artículos de opinión en los principales periódicos y editar blogs de intereses especiales. Aquí, el humor y las anécdotas, en lugar de la jerga técnica pesada, se pueden utilizar para comunicar información importante sobre la investigación de manera efectiva a una audiencia muy amplia, incluidos los responsables de hacer las políticas.

Por ejemplo, el difunto Stephen Hawking, el ex Profesor Luciano de física en la Universidad de Cambridge, una vez señaló en la introducción de su libro clásico, A Brief History of Time, que agregar una ecuación matemática adicional a un libro puede reducir el potencial de lectores a la mitad.  

Al escribir de una manera que los no expertos pueden entender, Hawking pudo comunicar algunos de los conceptos más difíciles del cosmos, especialmente en relación con el espacio y el tiempo, como el Big Bang, los agujeros negros, la energía oscura, las ondas gravitacionales, etc.

Hawking esperaba ayudar a un amplio espectro de sus lectores a “vislumbrar la mente de Dios”. Al abandonar su torre de marfil y utilizar expresiones sencillas, y es así que debe haber persuadido a muchos políticos cínicos y directores ejecutivos de corporaciones multinacionales para que aumentaran el presupuesto para la investigación del “cielo azul”; así como inspirar a los jóvenes lectores a disfrutar de la ciencia y considerar estudiar materias basadas ​​en la ciencia en la universidad. Incluso sospecho que la exposición de Hawking de la física cosmológica y sus percepciones deben haber tenido un impacto positivo en la producción económica de muchos países al aumentar la apreciación de la ciencia en círculos más amplios.

Además, abundan los ejemplos en las ciencias sociales de los autores que han seguido un enfoque similar al de Hawking para hacer accesibles los descubrimientos de la investigación a amplios sectores de la sociedad. Incluyen a Paul Collier, un economista del desarrollo en la Universidad de Oxford que, en su libro, The Bottom Billion, popularizó el concepto de la “maldición de los recursos”; o el impacto negativo de los productos básicos de alto precio, como el petróleo y los diamantes, en las economías nacionales que dependen en gran medida de ellos para obtener ingresos. Se convirtió en un libro que “debe leerse” tanto para el activista como para el entusiasta responsable de las políticas.

Otro ejemplo es el de Daron Acemoglu, profesor de economía en MIT, y James Robinson, de la Universidad de Harvard, en su libro Why Nations Fail. El dúo destacó la importancia de la naturaleza de las instituciones, especialmente relacionadas con la gobernanza económica y política, así como con el estado de derecho, en el éxito o fracaso de los países de todo el mundo.

Estos investigadores convertidos en autores y muchos otros, creo, han logrado sus misiones. Sin embargo, la divulgación de ideas de investigación a través de libros no es la única manera. Hay otros enfoques.

El primero es comunicar los puntos de vista de la investigación escribiendo artículos de opinión (“op-eds”) en los medios de comunicación, ya sean impresos o por medios electrónicos. Esto es un desafío, especialmente cuando implica restringir un artículo a solo 800 palabras. Recuerdo una experiencia dolorosa, pero necesaria, hace seis años tuve que eliminar datos importantes de un artículo que escribí junto con Kathelijne Schenkel de Pax for Peace, que se publicó en Sudan Tribune.

El artículo resume nuestra investigación sobre el reparto de los ingresos del petróleo con las comunidades que viven en los condados de los estados productores de petróleo de Sudán del Sur. Generó conciencia y provocó consultas de investigadores interesados ​​en el sector petrolero de Sudán del Sur y el papel de China en su desarrollo.

El segundo es el “blogging”. Durante unos buenos 13 años, he escrito un blog con mi nombre. Mis artículos abordan todo tipo de inquietudes, desde el desarrollo socioeconómico hasta el liderazgo, la gobernanza, la educación, la sociedad y la cultura, centrados principalmente en Sudán y Sudán del Sur.

Algunos de los artículos aparecen simultáneamente en el blog y en periódicos nacionales de Sudán como The Citizen, Khartoum Monitor y Juba Monitor; así como en medios de comunicación electrónicos como University World News, Sudan Tribune, Global Observatory, y SciDev.com, entre otros. Finalmente, a instancias de un editor, se compiló una colección de los artículos y se publicó como libro en marzo del año 2019 con el título South Sudan: The Path Not Taken

Si bien el título puede sugerir que las opiniones expresadas en el libro nunca recibieron una audiencia justa en cuanto a su implementación, ahora resulta paradójicamente evidente que muchas de las ideas han contribuido a los debates sobre políticas, ya que algunos de los temas propugnados están siendo implementados actualmente por el gobierno de Sudán del Sur. Estas incluyen la adopción de una tasa de cambio flotante en 2015, el establecimiento de una Autoridad de Ingresos semi-independiente de Sudán del Sur en el 2017 y el desguace de los subsidios al combustible en junio del 2018, entre otros. También creo que esta publicación es probable que influya en la configuración del camino de desarrollo de Sudán del Sur durante mucho tiempo.

Desde esta experiencia personal, me gustaría animar a colegas investigadores y académicos de todos los ámbitos a usar blogs y redes sociales para comunicar sus experiencias, intereses e ideas a audiencias nacionales y mundiales que incluyan a los responsables de formular las políticas, laicos, grupos de intereses especiales, y los mismos colegas.

Necesitan escribir en un estilo lúcido que esté lleno de humor y anécdotas para mantener el interés de los lectores y ayudarles a comprender lo que pueden ser conceptos difíciles de entender. Los enlaces a los artículos se pueden compartir en Facebook, redes profesionales como LinkedIn, listas de correo y Twitter, por mencionar solo algunas de las innumerables posibilidades.

 

Autor:

John Akec es autor y profesor adjunto de ingeniería mecánica. Ha sido el vicerrector de la Universidad de Juba en Sudán del Sur desde marzo de 2014. Tiene blogs en www.JohnAkecSouthSudan.blogspot.com

 

 

Este artículo se publicó como parte de nuestro debate sobre el uso de la investigación, organizado en asociación con GDN y Results for All. Abeba Tadese, directora ejecutiva de Results for All, se unió a nuestro equipo editorial para esta serie de blogs.