• 29 Mar 21
  • Posted by Karanja-Odhiambo, Lillian , Ngina Arum, Janet
  • Salud

Apoyo a la madre trabajadora que amamanta: marco regulatorio de Kenia

El empleo brinda a las madres los recursos para fortalecer la seguridad alimentaria de sus hogares, lo que a su vez mejora la probabilidad de amamantar. Sin embargo, las demandas laborales después de la licencia de maternidad tienden a limitar la atención que las madres pueden prestar a sus bebés. Esta columna explora si existe un escenario “ganar/ganar”, potencialmente respaldado por la legislación, que pueda promover el regreso de la madre al trabajo y su capacidad para continuar amamantando.

La lactancia materna tiene enormes beneficios tanto para la madre como para el niño. Para el niño, la leche materna contiene nutrientes en la composición requerida para satisfacer las necesidades fisiológicas cambiantes de un bebé en crecimiento. Además, contiene anticuerpos que estimulan la inmunidad y ácidos grasos que estimulan el desarrollo del cerebro. Para la madre, la lactancia materna sostenida se ha relacionado con la reducción de los riesgos de cáncer de ovario y de mama, la reducción del sangrado posparto y la reducción de los riesgos de diabetes tipo 2 e hipertensión.

¿Kenia está progresando en la promoción de la lactancia materna?

Las madres de Kenia parecen apreciar los mensajes positivos sobre la lactancia materna. En 2014, por ejemplo, al menos seis de cada diez mujeres en el país estaban amamantando a sus hijos exclusivamente durante los primeros seis meses, mientras que una de cada dos mujeres continuó amamantando hasta los dos años. Esto significa que aproximadamente la mitad de los niños en Kenia (53%) están obteniendo todos los beneficios de la lactancia materna, en comparación con el objetivo de la Asamblea Mundial de la Salud del 90%.

Con todos sus beneficios, ¿por qué no todas las madres están amamantando exclusivamente y por qué no están amamantando hasta por dos años?

¿Cómo afecta la transición al trabajo a la lactancia materna?

Las investigaciones muestran que los patrones de trabajo de una madre influyen significativamente en por cuánto tiempo y con qué frecuencia amamanta. En Kenia, las madres trabajadoras generalmente tienen tasas de lactancia más bajas y períodos de lactancia más cortos en comparación con las madres desempleadas. La principal razón citada para esto es el desafío de equilibrar las demandas de la alctancia materna y el trabajo. Lillian Karanja-Odhiambo is a Public Health Nutritionist

En un estudio cualitativo de mujeres de nivel socioeconómico más alto en Kenia, las madres indicaron que regresar al trabajo después de la licencia de maternidad era el principal desafío para continuar la lactancia materna. Reportaron apoyo insuficiente en el lugar de trabajo, como espacios para extraer la leche materna y falta de instalaciones para almacenarla.

Pero la investigación entre mujeres de un nivel socioeconómico más bajo indica que la reducción de los ingresos familiares condujo a una menor seguridad alimentaria de las familias, lo que a su vez condujo a una reducción de la duración y frecuencia de la lactancia materna.

Esto presenta un dilema. Las madres necesitan empleo para obtener recursos que respalden la seguridad alimentaria de sus familias, lo que a su vez mejora la probabilidad de amamantar. Pero al mismo tiempo, las demandas laborales limitan la atención que una madre puede prestar a su bebé que amamanta.

¿Existe un escenario en el que todos salgan ganando que pueda promover el regreso de la madre al trabajo y su decisión de continuar amamantando?

¿Qué disposiciones legales ha adoptado Kenia para apoyar a las madres trabajadoras que amamantan?

El gobierno de Kenia ha tratado de abordar este desafío a través del proyecto de ley sobre madres lactantes (núm. 74 de 2019). El proyecto de ley prescribe explícitamente estándares mínimos con respecto al espacio, equipo y tiempo que un empleador debe designar para las madres que amamantan, así como las sanciones por incumplimiento, independientemente del tamaño de la organización.

El proyecto de ley se basa en la Ley de Salud (núm. 21 de 2017), que exige legalmente que los empleadores proporcionen tiempo suficiente y una estación de lactancia, un espacio privado donde una madre puede extraerse y almacenar la leche materna. El proyecto de ley va más allá de la Ley de Salud al prescribir explícitamente las condiciones necesarias para crear un centro de lactancia.

Por ejemplo, además de una sala para extraer la leche materna, la sala también puede ser una sala de lactancia. Esto implica la necesidad de instalaciones de apoyo como personal para cuidar al bebé cuando la madre está trabajando, una mesa para cambiar pañales y tiempo flexible para permitir que la madre amamante.

El proyecto de ley también establece explícitamente la cantidad de tiempo necesario para permitir que la madre amamante o extraiga la leche materna: un máximo de 40 minutos cada cuatro horas. La multa por incumplimiento es una pena de hasta un millón de chelines, un año de prisión o ambos. El proyecto de ley también se aplica a lugares públicos como restaurantes, aeropuertos y terminales de autobuses con respecto a los espacios adecuados para que las madres cambien a sus bebés.

¿Qué sigue?

Hasta el momento, el proyecto de ley ha pasado por su primera lectura, pero aún no ha sido adoptado como ley. Un estudio cualitativo de las medidas legales que promueven la lactancia materna en Kenia indica que las disposiciones estipuladas en la Ley de Salud de 2017 tienen más probabilidades de ser cumplidas por las empresas grandes y medianas, pero serían difíciles para las empresas más pequeñas con espacio y recursos limitados.

Las disposiciones también serían difíciles de implementar en instituciones que dependen de trabajadores eventuales y vendedores. Esto requeriría soluciones innovadoras diseñadas para adaptarse a las realidades del mundo en desarrollo. Un ejemplo es Mobile Creche, una iniciativa en la India diseñada para ofrecer servicios de guardería para niños cuyos padres trabajan en obras de construcción en función de la edad y las necesidades del niño.

Teniendo en cuenta el nivel de inversión que tendría que hacer un empleador y la diversidad de lugares de trabajo en todo el país, sería prudente considerar el proyecto de ley desde una posición de implementación, incluso antes de su aprobación.

Por ejemplo, ¿cuántos lugares de trabajo han cumplido hasta ahora con el antecesor del proyecto de ley, la Ley de salud de 2017? ¿A qué desafíos se enfrentan los empleadores a la hora de crear estos espacios? ¿Cuál es la principal barrera: recursos, conciencia, motivación?

Y qué pasa con las madres: ¿cuál es su experiencia de uso de espacios cuando existen? ¿Qué frustraciones enfrentan las madres en diferentes lugares de trabajo al equilibrar la lactancia materna con el trabajo? ¿Un centro de lactancia abordaría ese desafío?

También sería prudente considerar el proyecto de ley desde el punto de los incentivos para el empleador. Una idea sería que los gobiernos otorguen subsidios fiscales a los empleadores que ofrezcan apoyo prolongado a la licencia por maternidad o tiempo flexible a las madres trabajadoras.

El mensaje clave para apoyar a las madres en la lactancia materna es que requerirá el apoyo de la familia, los empleadores, el gobierno y, de hecho, toda la sociedad.

 

Autoras:

Lillian Karanja-Odhiambo es nutricionista de salud pública, posee más de 14 años de experiencia laboral en Kenia y África Oriental la cual ganó en el Ministerio de Salud,en la Oficina Nacional de Estadísticas, ONG internacionales, empresas consultoras y UNICEF. 

Janet Ngina Arum es una oficial senior de comunicaciones de la Plataforma Nacional de Información para la Seguridad Alimentaria y la Nutrición. Janet tiene más de 13 años de experiencia profesional en Relaciones Internacionales y Comunicaciones Corporativas.