Comercio en África: barreras formales, redes informales y perspectivas mundiales

El Acuerdo de Libre Comercio Continental Africano [African Continental Free Trade Agreement], que se firmó en 2018, tiene como objetivo dar un impulso significativo al comercio dentro del continente. Esta columna explora las barreras formales para el comercio transfronterizo que el AfCFTA busca reducir, pero también explora las redes informales entre personas y mercados que se utilizan para enviar productos de un país a otro. La institucionalización de esos vínculos entre países pagará dividendos en términos de comercio intracontinental y desarrollo económico.

Una interrogante persistente del comercio africano es la gran diferencia entre los niveles de comercio dentro del continente y el comercio con el resto del mundo. A pesar del crecimiento significativo en el comercio general y la triplicación del comercio intraafricano en términos del PIB durante el último medio siglo, los flujos comerciales entre las economías africanas todavía representan solo el 10% del comercio total.

Las Figuras 1 y 2 ilustran la unilateralidad del comercio africano. La razón por la cual esta situación persiste es un asunto complejo por muchas razones, entre ellas que los 54 países que comparten el continente varían ampliamente en sus fundamentos económicos. Sin embargo, es probable que la cuestión de la falta de flujos de comercio intracontinental tenga menos que ver con las estructuras de las economías mismas y más con los vínculos entre ellas.

El problema claramente no se basa en la incapacidad de los países africanos para producir bienes que sean útiles en otros mercados o para consumir productos de otras economías. El gran crecimiento del comercio y el aumento del comercio extracontinental lo demuestran.

El alto nivel de importaciones demuestra que esto no es solo un problema de que la demanda africana sea demasiado baja: los consumidores africanos están comprando productos, pero no de sus vecinos. Del mismo modo, los exportadores africanos están suministrando productos a los mercados, pero no a los de otros países africanos. La cuestión es la falta de conexiones, tanto físicas como económicas, entre países del continente.

Reequilibrar las relaciones comerciales del continente se está convirtiendo en una prioridad política cada vez más destacada para los gobiernos africanos y las organizaciones regionales. El esfuerzo por cambiar la situación ha culminado con la firma del Acuerdo de Libre Comercio Continental Africano.

El AfCFTA y otros acuerdos regionales tienen el potencial de apoyar un aumento significativo en el comercio dentro de África. Los arquitectos del acuerdo pronostican que el comercio entre países del continente se duplicará en la primera década de su implementación completa.

Todo esto plantea preguntas sobre lo que determina el comercio entre países, particularmente países de África: ¿es tan simple como reducir las barreras comerciales y armonizar los aranceles? ¿O es solo una parte de la historia?

Se han realizado muchas investigaciones sobre los efectos de los diferentes tipos de acuerdos sobre el comercio entre países y una cantidad significativa se ha centrado en las economías africanas. Las discusiones estándar sobre acuerdos comerciales, zonas de libre comercio, uniones aduaneras y similares han proliferado, y este es un aspecto significativo del rompecabezas, uno que aborda el AfCFTA.

Existen barreras desproporcionadamente altas para los productos africanos que viajan a otros países del continente. Estas pueden tomar la forma de barreras físicas, aranceles, regulaciones de productos, cuotas y una miríada de otras restricciones. Una buena política es reducir estas barreras para fomentar una mayor integración de las cadenas de suministro dentro de África y permitir que los productos viajen más libremente.

Una de las barreras tangibles al comercio frecuentemente citadas en África es la infraestructura: los enlaces de transporte entre países son significativamente más débiles que los enlaces a otros continentes. Este problema tiene dos dimensiones: externa e interna. La falta de conexiones adecuadas entre los países africanos sobre la tierra a menudo se ve como un obstáculo para el comercio. Hay mucha verdad en esto: algunos vecinos carecen incluso de una sola conexión terrestre. Las redes viales inadecuadas dentro de los países contribuyen al problema al aumentar los costos de distribución nacional y transporte a los puertos marítimos.

El problema se agrava para los países sin litoral, que deben atravesar las fronteras y navegar por los sistemas de transporte internos para llegar a la costa. A pesar de estos problemas, hay esfuerzos significativos para mejorar el problema, en gran parte liderados por agencias de desarrollo y la Unión Africana. La llamada red de autopistas Trans-África es un ejemplo de una serie de proyectos diseñados para mejorar la conectividad vial entre regiones y países.  

La reducción de las barreras comerciales no físicas es una característica común de la diplomacia económica en África, con un gran número de grupos económicos que emergen y retroceden en la historia reciente. Muchas de estas organizaciones (como la Unión Económica y Monetaria de África Occidental y el Mercado Común para África Oriental y Meridional) buscan crear uniones aduaneras y áreas de libre comercio en un esfuerzo por aumentar la integración económica y el comercio dentro de sus regiones.

La efectividad de estas organizaciones es mixta, pero esto no se debe a que no funcionan en general, sino que está más arraigada en la idiosincrasia de los grupos específicos y los propios países miembros. Los sindicatos que promueven el comercio a menudo tienen un impacto significativo en el aumento del comercio y la búsqueda del AfCFTA es indicativo de esto. Los esfuerzos para integrar aún más las economías a través de la armonización de estándares, aranceles y regulaciones son esenciales.

Las barreras muy tangibles, como la infraestructura, las tarifas y las reglamentaciones, generalmente son las que reciben la mayor atención política, en parte porque son relativamente simples de resolver y en parte porque son muy fáciles de ver. Pero hay otros aspectos que los investigadores han identificado que afectan significativamente los flujos comerciales y que a menudo se ignoran en el ámbito de las políticas.

Estos toman la forma de vínculos más sutiles, y quizás informales, entre países y se encuentran a nivel individual, lo que los hace más difíciles de ver en conjunto, aunque su impacto definitivamente se siente. Los vínculos individuales entre las personas y los mercados utilizados para enviar productos de un país a otro requieren confianza y cumplimiento de contratos, aspectos que pueden estar ausentes en algunas jurisdicciones y, por lo tanto, solo pueden depender de mecanismos informales de cumplimiento. Tales mecanismos incluyen el uso de conexiones familiares y de parentesco, relaciones y redes de confianza, o lazos lingüísticos y étnicos con la comunidad.

Mi propia investigación se centra en las redes creadas por lazos lingüísticos y étnicos con la comunidad que tienen un impacto significativo en el comercio. Las comunidades étnicas en particular y los vínculos que crean a través de las fronteras tienden a fomentar más comercio que los acuerdos formales sobre barreras comerciales.

Mi investigación demuestra que estas redes no solo influyen en el comercio entre individuos y grupos, sino que también, cuando se agrupan, influyen en los flujos comerciales a gran escala entre países. El poder de estos enlaces hace que entenderlos sea un aspecto importante del proceso de políticas, no porque los enlaces en sí sean necesariamente sólidos, sino más bien porque ofrecen una señal de dónde la política ha fallado y podría mejorarse con el potencial de grandes beneficios.

Estas redes, particularmente aquellas entre comunidades étnicas transfronterizas, y el poder que tienen para impulsar el comercio entre países demuestran una gran fuente sin explotar de ganancias del comercio. Si las redes pequeñas y localizadas pueden tener un impacto en la escala de los acuerdos formales de libre comercio y los programas de desarrollo que fomentan el comercio, entonces abordar los problemas a resolver que estas redes forman desbloqueará beneficios inimaginables.

El fortalecimiento de los mecanismos de aplicación, la formalización de estas redes informales o la prestación de apoyo legal a los actores económicos locales se encuentran dentro del espacio de políticas alcanzable para muchos países y tienen un costo relativamente bajo (particularmente en comparación con las grandes carreteras transcontinentales). Si bien el desarrollo de estos vínculos no podría calificarse como una “prioridad” en el sentido tradicional, garantizar que puedan prosperar en un entorno legal estable ayudaría a promover más conexiones transfronterizas estructurales.

A la par con la firma de acuerdos y la reducción de las barreras formales, también deben abordarse las barreras informales que se han erigido entre países. Los enlaces y redes informales son una solución improvisada para abordar estas barreras y demostrar la necesidad de abordarlas formalmente. La eliminación de estas barreras mediante la formalización de las conexiones y los vínculos contribuiría en gran medida a promover el comercio.

Del mismo modo, la promoción de cadenas formales de productos continentales o incluso regionales atraerá la atención de los reguladores del comercio y los encargados de formular políticas sobre estas redes. Abordar los problemas a resolver que estas soluciones informales han desarrollado presenta la oportunidad de formalizar las ganancias que proporcionan, y la institucionalización de los vínculos a esta escala entre países pagará dividendos en términos de comercio intracontinental y sus muchos beneficios.

Figura 1, Fuente: FMI, Dirección de Estadísticas Comerciales

 

Figure%201.png

Figura 2, Fuente: FMI, Dirección de Estadísticas Comerciales

 

Autor:

Conrad Copeland se encuentra realizando un doctorado en economía en la Universidad de Bristol. Se especializa en economía internacional y desarrollo, con un interés especial en los flujos comerciales y los problemas de balanza de pagos.