Desafíos educativos del Covid-19: evidencia de evaluaciones a gran escala

La pandemia mundial ha sido particularmente perjudicial para la educación, con el cierre de escuelas en muchos países y los niños teniendo que estudiar en casa. Esta columna examina los datos de las evaluaciones a gran escala de los sistemas educativos para arrojar luz sobre algunos de los desafíos educativos de la crisis del Covid-19. Esto incluye la alfabetización informática de los jóvenes y el acceso a domicilio a dispositivos digitales, escuelas como lugares de atención y crianza, así como proporcionar comidas escolares gratuitas para estudiantes desfavorecidos.

Todos sabemos que la educación es un trabajo en progreso. Es algo que nos esforzamos constantemente por mejorar, para mantenernos al día con los cambios en la pedagogía, la tecnología y la sociedad.

La educación exige la evaluación de los estudiantes, pero también de los sistemas, y la reflexión constante para mantenerse relevante. Las evaluaciones a gran escala como las     realizadas por la  Asociación Internacional para la Evaluación del Logro Educativo (IEA) son una herramienta útil para los educadores y los formuladores de las políticas, desempeñando un papel integral en el ecosistema educativo global. También proporcionan información valiosa sobre los progresos hacia el ODS 4  (garantizando una educación de calidad inclusiva y equitativa y promocionando oportunidades de aprendizaje permanente para todos).

Como con casi todas las facetas de nuestras vidas, la pandemia del Covid-19 está causando enormes perturbaciones en la educación, incluidas las evaluaciones a gran escala que se basan en los salones de clases. Pero gracias a los datos recopilados a lo largo de los años, no estamos volando a ciegas, y hay una gran cantidad de información disponible para ver cómo los estudiantes preparados, sus profesores y escuelas entraron en esta crisis, señalando dónde se enfrentarían las principales dificultades, y los temas a los que los responsables de las políticas tendrán que prestar mucha atención al planear la reapertura de las escuelas.

En la IEA, uno de nuestros primeros pasos fue repasar los cuestionarios contextuales de los estudios para ver qué preguntas tendrían una resonancia particular en estos tiempos extraños, y mirar hacia atrás a través de informes internacionales anteriores para ver qué tan bien equipado estaba el mundo para estudiar en casa.

A partir de la publicación de los resultados del Estudio Internacional de Informática y Alfabetización de la Información (ICILS) de la IEA en noviembre de 2019, sabemos que existe una fuerte relación entre los antecedentes socioeconómicos de un joven y su capacidad para utilizar eficazmente la tecnología de la información. El cierre de las escuelas y el cambio al trabajo en casa motivó un análisis adicional de los datos del ICILS, lo que arroja luz sobre la relación entre el estado socioeconómico y la disponibilidad de dispositivos digitales en el hogar.

El estudio había preguntado a 46,000 estudiantes de 8o grado sobre los dispositivos digitales a los que tenían acceso en casa, como computadoras portátiles y dispositivos de escritorio. El análisis muestra que el 24% de los estudiantes cuyos padres tenían un trabajo de alto estatus tenían menos de dos computadoras portátiles o computadoras de escritorio en casa, en comparación con el 41% de los estudiantes cuyos padres tenían un estatus ocupacional más bajo. Esto suscita serias preocupaciones acerca de si los niños tendrían suficiente acceso a los dispositivos para usarlos para estudiar desde casa.

Otro aspecto olvidado cuando leemos sobre escuelas innovadoras que cambian a la enseñanza en línea es que sabemos por el ICILS que muchos jóvenes, los cuales asumen ser “nativos digitales”, simplemente no son muy informáticos.

La gente a menudo se sorprende de que sólo el 21% de los estudiantes que participaron en el ICILS mostraron ser usuarios independientes de computadoras. Por ejemplo, el 79% de los estudiantes no pudo demostrar que podían “evaluar la fiabilidad de la información presentada en un sitio web de multitud de recursos externos (crowdsourced)” o “identificar cuándo el contenido publicado en Internet puede estar sesgado como resultado de las directrices de contenido de un editor o de los contenidos de publicidad que dirigen los ingresos”. Estas son habilidades esenciales si queremos fomentar un mayor uso de las computadoras en casa.

Pero la crisis del Covid-19 también ha subrayado a las escuelas como un lugar más allá de un edificio donde se lleva a cabo la educación, como un lugar de cuidado y crianza. Volvimos a examinar el cuestionario para el último ciclo del Progreso de la IEA en el Estudio Internacional de Lectura y Alfabetización  (PIRLS), en el que se preguntó a participantes de 4º grado (alrededor de 10 años de edad) con qué frecuencia llegan a la escuela sintiendo hambre.

Decepcionantemente, más de un cuarto (26%) dijeron que sentían hambre la mayoría de los días, y en todos los países, los estudiantes con hambre tenían un desempeño, en promedio, peor que el de sus compañeros que rara vez llegaban a la escuela hambrientos. Los resultados revelan que casi el 45% de las escuelas de 45 de los sistemas educativos que participan en el estudio proporcionan comidas escolares gratuitas para algunos de sus estudiantes, un papel que ya no podrían desempeñar al cerrar sus puertas.

A medida que nos movemos a través de la crisis, y algunas escuelas buscan una reapertura gradual de los salones de clases, los datos de la IEA, esta vez de nuestro Estudio de Tendencias en Matemáticas y Ciencias Internacionales (TIMSS), proporcionan una visión de lo difícil que será esta tarea.

Entre las preguntas que se formularon los maestros se encontraba hasta qué punto estuvieron de acuerdo con la declaración “Hay demasiados alumnos en clase”. De los profesores de los estudiantes de 4º grado, el 62% expresó su acuerdo con la declaración, mientras que el 66% de los profesores de los estudiantes de 8º grado dijeron lo mismo. Si las clases eran demasiado grandes antes de la crisis, esto seguramente causaría problemas si las escuelas tratan de mantener un grado de distanciamiento social a medida que se reabran.

Lo que ha quedado más claro que nunca a través de la crisis del Covid-19 es el valor del conocimiento y de los datos. Los expertos en salud pública han presionado para obtener datos sobre las tasas de virus para las pruebas, no porque piensen que se va a curar la enfermedad, sino para que sepan a lo que se están enfrentando, y puedan planear sus respuestas.

En cierto modo, las evaluaciones a gran escala cumplen una función similar. Iluminan los diversos factores que influyen en la forma en que los jóvenes pueden aprender y desarrollarse. Sin ese conocimiento, será difícil que los sistemas educativos salgan de esta crisis no sólo intactos, sino mejor.

 

Autores:

Dra. Paulína Koršňáková, Asesora Principal de Investigación y Enlace de IEA, Asociación Internacional para la Evaluación del Logro Educativo.

Jennifer Ross  tiene experiencia en política educativa nacional, y se ha ocupado de las relaciones con los medios y la divulgación para la IEA desde 2018.