• 05 Feb 19
  • Posted by Jayawardena, Priyanka
  • Educación

Educación en Sri Lanka: ampliar el acceso y mejorar las habilidades

A pesar del sistema gratuito de educación en Sri Lanka, desde las escuelas primarias hasta las universidades, no se está cumpliendo con la demanda de habilidades para promover el desarrollo económico del país. Esta columna explica que un desafío clave radica en las desigualdades en el acceso a la educación, ya que la mayoría de los niños pobres abandonan la escuela alrededor de los 16 años. Para mejorar las habilidades se requiere ampliar el acceso de los hogares desfavorecidos a niveles más altos de educación. .

Sri Lanka ofrece educación gratuita desde el nivel de escuela primaria hasta el nivel universitario, sin embargo, solo el 35% de la población del país ha completado la educación secundaria. De la población de 20 años y más, el 18.5% ha alcanzado el nivel más alto de educación escolar (niveles A) mientras que otro 17% ha alcanzado el nivel inferior (niveles O).

Al mismo tiempo, la investigación del Banco Mundial sobre las habilidades que se requieren para mejorar el crecimiento y la competitividad muestra que la demanda de mano de obra calificada adecuadamente está lejos de ser satisfecha. Al analizar una encuesta de las percepciones de los empleadores sobre la demanda de habilidades en comparación con las habilidades disponibles en la fuerza laboral, el estudio revela que el 56% de los empleadores considera que los trabajadores altamente calificados deberían haber aprobado los niveles A, mientras que el 70% de los empleadores considera que los trabajadores poco calificados deberían haber pasado los niveles O. Esto implica una brecha significativa en el cumplimiento de la demanda de habilidades del país.

Entonces, ¿qué hay detrás de la combinación de desigualdades de Sri Lanka en el acceso a la educación y las brechas en el desarrollo de habilidades que impiden que el país desarrolle una fuerza laboral dinámica y calificada?

La mayoría de los niños pobres abandonan la educación escolar después de los niveles O

Con una red en toda la isla de escuelas financiadas por el estado y otras medidas de asistencia social, la educación básica de Sri Lanka está casi universalmente disponible. Sin embargo, la participación cae en los niveles más altos de la educación. Por ejemplo, las tasas netas de inscripción en el nivel de educación primaria (Grados 1 a 5) y en el nivel de secundaria (Grados 6 a 9) son del 97% y 94%, respectivamente. Pero las tasas han estado cayendo: 87% para el nivel de secundaria superior (Grados 10 a 11) y 51% en el nivel A (Grados 12 a 13).  

La educación también es menos equitativa en los grados superiores. En particular, los niños de grupos de bajos ingresos tienen menos acceso a la educación en el nivel A, donde las tasas de inscripción varían del 29% para los niños en el 10% más pobre de los hogares al 73% para los niños en el 10% más rico de los hogares (ver la Figura 1). Esto se debe en parte a las disparidades en las tasas de éxito de nivel O por grupos de ingresos.

Figura 1: Tasa neta de inscripción por ciclos de educación, 2016

Fuente: Cálculos del autor utilizando datos del HIES 2016.

Nota: las tasas netas de inscripción miden la inscripción del grupo de edad oficial para un nivel dado de educación expresado como un porcentaje de la población correspondiente.

Las disparidades en la finalización de la educación son más prominentes en las tasas de éxito de nivel O y nivel A. Alrededor del 67% de los niños en el 10% más rico de los hogares ha superado los niveles O en comparación con solo el 27% de los niños en el 10% más pobre de los hogares (ver Figura 2). Se observan disparidades similares en las tasas de éxito de nivel A.

Figura 2: Tasas de finalización en los principales ciclos educativos, 2016

Fuente: Cálculos del autor utilizando datos del HIES 2016.

Nota: La tasa de finalización se define como el porcentaje de niños en el grupo de edad oficial que completa el ciclo educativo.

Falta de oportunidades para el desarrollo de habilidades

En este contexto, muchas personas que abandonan la escuela abandonan el sistema educativo sin siquiera completar el primer examen de nivel nacional: niveles O. Por ejemplo, cada año, alrededor de 300,000 estudiantes toman niveles O: alrededor del 70% de ellos aprueban esos exámenes y califican para estudiar para niveles A. De manera similar, cada año, alrededor de 200,000 estudiantes toman los niveles A, pero solo el 60% de ellos califican para ingresar a universidades financiadas por el estado. Así, cada año, aproximadamente 100,000 y 70,000 estudiantes abandonan el sistema escolar sin tener éxito en los exámenes de nivel O y nivel A, respectivamente (ver la Figura 3).

Además, de los 160,000 estudiantes que son elegibles para ingresar a la universidad a partir de sus resultados de nivel A, solo alrededor del 20% son admitidos en universidades financiadas por el estado debido a colocaciones limitadas. Esto significa que cada año, alrededor de 130,000 estudiantes que califican deben abandonar sus ambiciones de asistir a la universidad.

Figura 3: Desempeño en exámenes nacionales, 2017

Además, la transición de la escuela a la formación profesional no es fácil. Los niños pobres, en particular, tienen acceso limitado a los programas de desarrollo de habilidades. La Figura 4 muestra las variaciones en la inscripción en educación terciaria entre los jóvenes de 15 a 29 años por grupos de ingresos. La mayoría de los que abandonan la escuela, especialmente los niños de hogares pobres, terminan tomando empleos ocasionales o empleos poco calificados.

Figura 4: Inscripción de nivel terciario de jóvenes de 15 a 29 años por grupo de ingresos, 2016

Fuente: Cálculos del autor utilizando datos del HIES 2016.

Nota: la educación terciaria es la inscripción en la universidad, en la EFTP (educación y formación técnica y profesional [TVET - Technical and Vocational Education and Training], y en otros institutos educativos.

¿Los gastos corrientes están desalentando  la educación y el desarrollo de habilidades en los niños?

Una de las razones de tales variaciones es la accesibilidad de los gastos corrientes para la educación. Si bien los servicios educativos estatales son gratuitos, en promedio los hogares tienen que desembolsar alrededor del 3.8% de su gasto total en educación.

Las colegiaturas en las escuelas particulares y los costos del material escolar son los principales costos relacionados con la educación para los grupos de menores ingresos (ver Figura 5). La enseñanza privada se ha convertido en un ingrediente crucial para tener éxito en los exámenes nacionales. Incluso el 10% más pobre de los hogares que reportan gastos en colegiaturas de escuelas particulares gastan alrededor del 10% de sus ingresos en enseñanza privada.

La Figura 5 también destaca que es principalmente el 20% más rico de los hogares los que pagan los costos relacionados con la educación terciaria. De los hogares que gastan en educación terciaria, el gasto promedio mensual en educación terciaria es de 12.930 rupias. Dado que el gasto mensual total promedio del 10% más pobre de los hogares es de alrededor de 19,720 rupias, la accesibilidad es cuestionable para los estudiantes pobres. De esta manera, estos costos pueden afectar negativamente la educación escolar y el desarrollo de habilidades de los niños pobres.

Figura 5: Distribución de gastos corrientes en educación, 2016

Abordando las inquietudes en el acceso a la educación escolar y el desarrollo de habilidades

Es esencial que el gobierno planifique cuidadosamente y examine críticamente las necesidades actuales del sector educativo. Debe encontrar medios efectivos para satisfacer estas necesidades al mejorar la movilización de recursos de los servicios educativos.  

Los que abandonan la escuela deben ser el objetivo principal de los programas específicos de capacitación y desarrollo de habilidades dirigidos a satisfacer la demanda de habilidades del país. Por lo tanto, es importante identificar las razones de las brechas en el acceso a la educación y mejorar el acceso de los estudiantes de escasos recursos. También vale la pena señalar que con el sistema actual de educación gratuita para todos, las personas más ricas se benefician más en los grados más altos de la educación escolar, ya que muchos niños de grupos de bajos ingresos abandonan la vida escolar después de los niveles O.

Los formuladores de políticas deben buscar formas de ampliar el acceso a los grados superiores de educación para los estudiantes más pobres. Con las restricciones de financiamiento público existentes, alinear estas necesidades del sector educativo con las necesidades de un mercado laboral dinámico es un desafío importante. El gobierno debe considerar la introducción de programas de asistencia financiera más específicos para estudiantes necesitados para seguir cursos de nivel A o programas de capacitación técnica.

 

Autor:

Priyanka Jayawardena tiene alrededor de 14 años de experiencia en investigación en IPS. Ha trabajado como consultora para organizaciones internacionales como el Banco Mundial, ADB y UNICEF.