El sueño: cómo los acuerdos arbitrarios de cambiar la hora en el reloj dañan los resultados educativos a largo plazo

En los debates políticos sobre educación en los países en desarrollo, un tema ignorado es la hora del día en que se pone el sol, algo que está determinado por acuerdos arbitrarios de cambio de horario y puede variar considerablemente entre los países y dentro de ellos. Esta columna presenta evidencia de que las discrepancias en el momento en que el sol se pone en diversos lugares generan diferencias a largo plazo en el sueño de los niños, lo que a su vez influye en la distribución geográfica del logro educativo. Las políticas sobre zonas horarias, horas de inicio de la escuela y protección social pueden mejorar los resultados educativos.

La educación ofrece una amplia gama de beneficios que se extienden más allá de los aumentos en la productividad del mercado laboral: las mejoras en la educación pueden reducir la delincuencia, mejorar la salud e incrementar la votación y la participación democrática. Por lo tanto, mejorar los resultados educativos para el 40% de la población mundial que tiene menos de 25 años es uno de los principales desafíos para los formuladores de políticas.

En las discusiones sobre políticas con ese fin, una influencia desatendida es la hora del día en que se pone el sol, algo que está determinado por acuerdos arbitrarios de cambio de horario y puede variar considerablemente entre los países y dentro de ellos.

Cada tarde, el sol se pone más de 90 minutos más tarde en el oeste de la India que en el este. Esto se debe a que el horario en todo el país se ajusta a la hora estándar de la India. En China, todos los relojes están ajustados a la hora de Beijing, lo que significa que el sol se pone tres horas más tarde en el oeste que en el este. El sol se pone al menos una hora más tarde en Madrid que en Múnich porque la España de Franco adelantó los relojes una hora para estar en sintonía con la Alemania nazi en 1940, aunque España está geográficamente en línea con Gran Bretaña, no con Alemania.

Del mismo modo, por diversas razones históricas, los relojes en muchos lugares, incluidos Argelia, Argentina, Francia, Rusia, Senegal y Sudán del Sur, se fijan antes de su hora (solar) y ven la puesta del sol más tarde en el día. Mi investigación proporciona la primera evidencia de que al generar grandes discrepancias en cuanto al momento en que el sol se pone en diversos lugares, estos acuerdos arbitrarios de cambio de hora ayudan a determinar la distribución geográfica de los niveles de logro educativo.

Los niños en edad escolar en lugares que experimentan puestas de sol más tarde obtienen menos años de educación debido a la relación negativa entre la hora de la puesta del sol y el sueño, y los consiguientes efectos de productividad de la falta de sueño. Las personas que no están en la pobreza ajustan sus horarios de sueño cuando el sol se pone más tarde; los déficits de sueño inducidos por la puesta de sol son más pronunciados entre los pobres, especialmente en momentos en que los hogares enfrentan severas restricciones financieras.

Debido a que la educación es a la vez un motor de crecimiento económico y un medio para reducir la desigualdad en el ingreso, estos resultados implican que la puesta del sol asociada con la ubicación geográfica puede contribuir a la pobreza persistente y a un deterioro de la desigualdad.

Puesta de sol, sueño y producción educativa

A medida que el sol se pone y el cielo se oscurece, el cerebro humano libera melatonina, una hormona que facilita el sueño. Sin embargo, las normas sociales o las elecciones de políticas a nivel federal o estatal (por ejemplo, las horas de inicio para la escuela y el trabajo) pueden dictar las horas de despertarse que no varían con la hora de las puestas de sol. Como resultado, los niños duermen menos en lugares donde el sol se pone más tarde. Si el sueño aumenta la productividad, las puestas de sol posteriores pueden tener un efecto adverso en el aprendizaje.

Pero el efecto de que el sol se ponga más tarde sobre el logro educativo es ambiguo; la forma en que los niños intercambian el sueño con otros usos del tiempo puede tener efectos multiplicativos o compensatorios en la educación. Si el sueño hace que el esfuerzo de estudio sea más productivo, la puesta del sol más tarde no solo reduce el sueño, sino que también hace que el estudio sea menos efectivo, disminuyendo el tiempo de estudio.

A la inversa, la puesta del sol más tarde (más luz del día después de la escuela) puede hacer que sea más fácil para los niños estudiar solos por la noche, especialmente en países de bajos ingresos donde el acceso a la electricidad es intermitente.

Los niños expuestos a una puesta de sol más tarde duermen menos, estudian menos y obtienen menos años de escolaridad

Al analizar los datos de la Encuesta sobre el uso del tiempo en la India de 1998-99, encuentro que una hora de retraso en la hora de la puesta del sol reduce el sueño de los niños en aproximadamente 30 minutos. Cuando el sol se pone más tarde, los niños se acuestan más tarde; en cambio, los horarios de despertarse no están regulados por señales solares.

Los niños privados de sueño tienen un menor esfuerzo productivo: la puesta del sol más tarde reduce el tiempo que los estudiantes dedican a las tareas o al estudio, al tiempo que aumenta el tiempo dedicado al ocio en interiores para todos los niños. Este resultado es consistente con la idea de que el sueño aumenta la productividad y aumenta los rendimientos marginales del esfuerzo de estudio para los estudiantes.

A continuación, examino los efectos a largo plazo de que el sol se ponga más tarde en los resultados académicos de los niños. Utilizo datos representativos a nivel nacional de la Encuesta demográfica y de salud de India (DHS, por sus siglas en inglés) del 2015 para estimar cómo los resultados educativos de los niños varían según el promedio anual de la hora en que se pone el sol en las localidades del este y el oeste de un distrito.

Encuentro que un retraso de una hora en el promedio anual de la hora en que se pone el sol reduce los años de educación en 0,8 años. Los niños en edad escolar en ubicaciones geográficas que experimentan puestas de sol más tardías tienen menos probabilidades de completar la escuela primaria y media, tienen menos probabilidades de estar matriculados en la escuela y tienen calificaciones más bajas en los exámenes. 

Comparación de India, China e Indonesia

Para mostrar que estos resultados son generalizables, primero observo los datos de China. Haciendo uso de la variación en el promedio anual de la hora en que se pone el sol en los distritos dentro de un estado, encuentro que una hora de retraso en el promedio anual de la hora en que se pone el sol reduce el sueño de los niños en aproximadamente 30 minutos. Esto está en línea con mis estimaciones para la India.

Para corroborar los efectos de una puesta de sol tardía en los resultados académicos de los niños, utilizo el DHS de 2003 de Indonesia, empleando un diseño de investigación basado en los límites de la zona horaria en Kalimantan, Indonesia. Encuentro que un retraso de una hora en el promedio anual de la hora en que se pone el sol reduce los años de escolaridad en 0.7 años. Una vez más, esto es similar a mi estimación para la India.

La pobreza ayuda a explicar por qué las familias no ajustan sus horarios de sueño en los días en que el sol se pone más tarde

El horario de la luz natural está determinado por las zonas horarias y, por lo tanto, es predecible en todas las ubicaciones y estaciones. Si el sueño es importante para la productividad, ¿por qué los hogares no ajustan sus horarios de sueño en respuesta a la puesta del sol posterior? ¿Podrían simplemente tener un horario de sueño constante independientemente de la hora de la puesta del sol, minimizando los efectos resultantes en el capital humano? ¿O las consideraciones financieras o psicológicas asociadas con la pobreza ayudan a explicar por qué las familias no ajustan sus horarios de sueño cuando el sol se pone más tarde?

Para abordar estas preguntas, examino los diversos impactos de la puesta del sol posterior sobre el sueño relacionándolos con la pobreza (como la educación y el gasto mensual promedio) en la India. El efecto negativo de que el sol se ponga más tarde en el sueño es al menos un 25% mayor entre los hogares con un estatus socioeconómico bajo.

Para evaluar si esta diferencia refleja realmente la influencia de la pobreza, restrinjo la muestra a los hogares de los cultivadores y hago uso de la variación de la riqueza durante el período de cosecha. Comparo el efecto de la puesta del sol más tarde en el sueño en el mes antes de la cosecha, cuando los hogares de los cultivadores son más pobres y tienen pocos recursos, con el mes después de la cosecha, cuando son más ricos y tienen más liquidez financiera.

Para las personas con limitaciones formales en el horario en que inician su mañana (niños en edad escolar de hogares de cultivadores), la pobreza antes de la cosecha explica aproximadamente una cuarta parte del efecto de la puesta del sol posterior sobre el sueño. Pero para las personas que no tienen limitaciones formales respecto al horario en que inician su trabajo (adultos de hogares de cultivadores), todo el efecto de la puesta del sol posterior sobre el sueño se debe al período en que el hogar es pobre, antes de la cosecha.

Opciones de políticas: zonas horarias, horas de inicio de clases posteriores y programas de protección social

Algunos cálculos someros sugieren que la India acumularía ganancias anuales de capital humano de más de US $ 4,2 mil millones (0.2% del PIB) si cambia de la política de zona horaria existente a la política propuesta de dos zonas horarias: UTC + 5 para India occidental y UTC +6 para la India oriental. Pero puede haber beneficios asociados con la sincronización de los horarios diarios en todo el país, y uno debe ser cauteloso al proponer cambios a la política de zona horaria existente sin un análisis exhaustivo de costo-beneficio.

Por lo tanto, también exploro otras dos intervenciones de políticas que pueden mitigar los efectos de una puesta de sol posterior en los resultados educativos de los niños: una es la hora de inicio de la escuela; la otra son los programas de protección social.

Encuentro evidencias sugerentes de que las horas de inicio de clases más tarde permiten a los niños compensar las horas de acostarse más tarde al levantarse más tarde y atenuar el efecto de la puesta del sol posterior en los resultados de la escolarización. Mientras tanto, cada año adicional de exposición al programa de transferencia de efectivo condicional de la India, MNREGA, mitiga el efecto de que el sol se ponga más tarde en los puntajes de las pruebas de los niños en aproximadamente un 5%.

 

Una versión de esta columna apareció por primera vez en el Blog del Banco Mundial [World Bank Blog].

 

Autor:

Maulik Jagnani es un micro economista aplicado con intereses en Economía del Desarrollo, Economía Ambiental y Economía Laboral.