Financiación para ayuda en casos de catástrofe: cómo pueden ayudar los instrumentos de transferencia de riesgos

Los intentos actuales para mitigar los riesgos causados por desastres naturales en los países en desarrollo son inadecuados. Esta columna evalúa las posibles soluciones en forma de instrumentos financieros de transferencia de riesgos, como los seguros. Los autores concluyen que hay varias formas en que los instrumentos de transferencia de riesgos pueden ayudar a los gobiernos a proporcionar una mejor ayuda posterior al desastre. Pero no hay una solución mágica. Los donantes y los gobiernos deben pensar detenidamente sobre los problemas precisos que enfrentan y la forma en que el instrumento de transferencia de riesgos puede ayudarlos.

Los desastres naturales son responsables de enormes cantidades de daños en todo el mundo, con hogares, empresas y gobiernos locales todos en riesgo de sufrir pérdidas importantes. La mayoría de las muertes y lesiones graves resultantes de estos desastres se producen en países en desarrollo.

A pesar del hecho de que muchos de estos desastres son relativamente previsibles, los intentos actuales para reducir su impacto parecen ser insuficientes. Los que están en riesgo generalmente están poco protegidos, y con frecuencia parecen invertir poco en acciones que mitigarían las pérdidas. Los gobiernos y donantes proporcionan algo de ayuda, pero a menudo es demasiado pequeña y asignada de manera ineficiente.

En este contexto, cada vez se presta más atención a los instrumentos de transferencia de riesgos como una solución potencial. Estos instrumentos —como el reaseguro, los bonos para catástrofes y las permutas de catástrofes, esencialmente reemplazan o complementan la ayuda ad hoc de los benefactores posteriores al desastre con algún tipo de seguro, que generalmente se proporciona a través del sector privado.

Las críticas argumentan que estos instrumentos son costosos y opacos, con financiadores privados capaces de aprovechar la competencia limitada y clientes relativamente poco informados. De hecho, para todos, excepto para los desastres más extremos, el financiamiento de las respuestas a desastres mediante ahorros o deuda parece ser más rentable a largo plazo. Sin embargo, una serie de países en desarrollo continúan comprando o subsidiando estos instrumentos con el apoyo de instituciones internacionales, a pesar de los altos costos.

En una investigación reciente , nos cuestionamos si los instrumentos de transferencia de riesgos, como los seguros, pueden proporcionar valor a los gobiernos más allá del ajuste del presupuesto y, por lo tanto, mejorar la ayuda que los individuos reciben de los gobiernos y los donantes. En particular, identificamos tres problemas distintos que pueden surgir debido a la incapacidad de los benefactores para comprometerse.

El primer problema es que la ayuda en casos de catástrofes puede ser propensa a un problema de “riesgo moral” y al clásico ‘dilema del Samaritano’. En particular, esto incluye a las personas en riesgo que deliberadamente se protegen a sí mismas sin saber que los gobiernos o los donantes acudirán en su ayuda.

El segundo problema, es que los benefactores no toman las medidas necesarias para evitar la mala asignación de la ayuda en casos de catástrofes. Muchas personas que deberían recibir ayuda no la reciben, y algunas veces los fondos se desvían a quienes no sufrieron ninguna pérdida. Este problema se deriva del hecho de que, en el procedimiento de asignación de ayuda, es difícil monitorear exactamente dónde se produjeron las pérdidas y en qué medida. En consecuencia, existe una desconfianza general de las reclamaciones por los pagos realizados por los destinatarios o la agencia responsable de la ayuda en casos de desastre. La desconfianza en la probabilidad de que las reclamaciones sean válidas resulta en que el benefactor otorgue menos ayuda.

Finalmente, la ayuda en casos de catástrofes frecuentemente llega demasiado tarde. Además de las razones prácticas para que la ayuda no llegue de manera oportuna, los benefactores pueden esperar a ver qué aportan otros donantes antes de entregarse. Esto puede estar motivado por el deseo de obtener una idea más clara de la carga compartida entre los donantes antes de realizar los pagos.

Mitigar los problemas de compromiso a través de la transferencia de riesgos.

Especialmente en países con un gobierno deficiente, no es factible resolver los problemas de compromiso mejorando el funcionamiento y la credibilidad de las respectivas instituciones humanitarias. En cambio, invertir en un sistema de transferencia de riesgos a terceros podría ser una solución más efectiva y se ha convertido en parte de las estrategias de los países para la financiación del riesgo de desastres. Nuestro estudio considera cuatro propiedades de los esquemas para la transferencia de riesgos a terceros, cada uno con diferentes implicaciones para los problemas de compromiso.

Subsidios de seguros del receptor

Los benefactores pueden comprar un seguro para las personas en riesgo, o pedirles a ellas que lo hagan. También pueden subsidiar el seguro, asumiendo una parte fija o proporcional del pago de la prima. El dilema del Samaritano se puede mitigar, especialmente si solo una parte de la prima está subsidiada. Entonces, queda claro para el receptor que la ayuda del benefactor solo viene si se compró el seguro en primer lugar y en qué monto. Al mismo tiempo, la prima basada en el riesgo señala el riesgo que debe cubrirse y ofrece un incentivo adecuado para la autoprotección.

También se puede producir una menor demora en el desembolso porque los benefactores posiblemente encuentren que es más fácil coordinar sobre un subsidio en lugar de una ayuda inmediata. Además, el momento del pago y la parte tomada por el benefactor son claros antes del desastre e independientes de otros donantes.

Reaseguro del benefactor

Los benefactores pueden coordinarse con otros donantes antes del desastre y comprar un seguro para ellos mismos.

Tener acceso a seguros y fondos que dependen del tamaño del desastre puede ayudar a mitigar el dilema del Samaritano al permitir que los benefactores reduzcan el acceso a otros tipos de fondos. De esta manera, los benefactores pueden comprometerse más fácilmente a no financiar más de lo prometido, mientras que todavía tienen fondos disponibles en caso de grandes desastres.

El desembolso demorado es más fácil de abordar, ya que los benefactores pueden coordinarse más fácilmente al comprar conjuntamente una póliza de este tipo en comparación con la coordinación sobre la ayuda posterior al desastre.

Desencadenantes comunes de pagos

Los benefactores pueden garantizar que haya “factores desencadenantes comunes de pago” en sus esfuerzos de ayuda humanitaria, en particular los de terceros y del sector privado.

Debido a que el sector privado tiene un incentivo adicional para no asignar erróneamente los pagos, la mala asignación de la ayuda se reduce a través de la subvención del seguro del beneficiario y la alineación de los esfuerzos de ayuda humanitaria con los mecanismos del sector privado (es decir, la combinación de desencadenantes de pagos).

Índices de desastres

Los benefactores pueden construir “índices de pérdida por desastre” al recopilar y publicar estadísticas sobre indicadores para pérdidas por desastre (por ejemplo, datos satelitales sobre la velocidad del viento y la lluvia) con el fin de activar los pagos de ayuda.

Los índices de desastres contrarrestan el dilema del Samaritano si son lo suficientemente precisos y los benefactores confían en ellos en lugar de tratar de observar las verdaderas pérdidas. Si es así, el comportamiento del benefactor es independiente de la decisión de autoprotección.

Los índices de desastres también pueden ser menos vulnerables a una mala asignación. Aun así, el efecto también depende de la probabilidad de que el índice se informe correctamente. Si existe un alto riesgo de que el índice esté equivocado, es posible que todavía se produzca una mala asignación y el problema de tener una explicación veraz de la situación real continúa.

Conclusión

En general, llegamos a la conclusión de que hay varias maneras en que los instrumentos de transferencia de riesgos pueden ayudar a los gobiernos a proporcionar una mejor ayuda posterior al desastre. Pero no hay una solución mágica. Los donantes y los gobiernos deben pensar detenidamente sobre los problemas precisos que enfrentan y la forma en que el instrumento de transferencia de riesgo puede ayudarlos.

Además, muchos de los beneficios potenciales descritos en esta columna siguen sin probarse. Por lo tanto, existe una importante necesidad de que la investigación empírica entienda cuándo los instrumentos de transferencia de riesgo valen el costo.

 

Autores:

Daniel Clarke es un especialista principal en finanzas y mercados de riesgo de desastres (DRFI), práctica global de finanzas y mercados del Grupo del Banco Mundial desde abril 2014.

Liam Wren-Lewis es profesor adjunto en la Escuela de Economía de París / INRA. Enseña un curso titulado 'Economía de la regulación en países en desarrollo' sobre la Maestría en Políticas Públicas y Desarrollo en el PSE.